"MIRADAS PERDIDAS"



Tienes esquizofrenia. 



No te asustes es una enfermedad como otra, si tomas tu medicación adecuada tu vida sera "normal" como la de todos. Dijo tan fácilmente.

¿Es tan fácil dar un diagnostico tan cruel? 


Mi pregunta es: a los doctores les preparan para decir sin vacilación el diagnostico? 

Me responderé yo misma, que esperas su trabajo es informar sobre la enfermedad...  sé que les tengo un poco de desconfianza.


En el fondo tengo curiosidad por saber como es, ¿cómo reaccionan? ¿qué les sucede? ¿tienen algo que contar? ¿puedes hablar conmigo? ¿puedo ayudarte en algo? ¿no debo de tenerte miedo? con muchas interrogantes, esperando que se resuelvan una a una. 

Toso eso formulaba en mi mente mientras estaba en aquella "casa" sentada con hambre y con solo una botella de agua helada y en mi cabeza tenia muchas preguntas por hacer, quería hablar con alguien pero tenia miedo, lo admito soy cobarde.

Esperen nos dijeron. 

Pensé que todo allá afuera empezó a moverse mas rápido, mientras que yo, adentro con todo el ambiente de vació, miradas perdidas, sensación de ansiedad. 
Comenzaron las murmuraciones, las conversaciones incoherentes, las miradas perdidas, unas mirando a la nada, otras solo ignorándote, y otras que solo te transmitían ¿quienes son ustedes? 

De pronto alguien me agarra el brazo y viene a preguntar, ¿quien de ustedes se internara acá? ¿quien se quedara hoy? 

No sabia que responder tenia miedo.  

¿Puedo hablarte normal? sin que lo tomes a mal?, quiero que me entiendas...

Poco a poco empezaban  a mostrarse, todos con un: "Buenas  tardes" amablemente, algunos con una sonrisa,  otros simplemente con mucho recelo.

Me sentía como "turista" en aquella casa vacía, con varias sillas de madera antigua. Quería dejar de estar sentada e ir y curiosear, ver si había un jardín grande, si hay flores, si hay mascotas. Ver como es que están aquí y que es lo que hacen para no enloquecer más con el "encierro". Sé que eso no esta bien pero tenia mucha curiosidad, pero las piernas no me ayudaban, empezaron a temblar como quien diciéndome "no sabes a donde moverte tienes miedo".

Esta bien, esperaré.

Sentí que alguien me observaba... y empezó a acercarse.

Se paró delante mío, era una mujer adulta, pero con aspecto y ropa de niña.
 Hace mucho que no veo a mi mamá, quiero llamarla, pero no puedo, no me dejan.


A veces por no decir en su mayoría, cuando alguien me toma por sorpresa o tengo miedo, no hago contacto visual, esquivo la mirada. Pero seguía parada delante mío, y recién la miré a los ojos. Me dio mucha pena, su desesperación, su aspecto, su insistencia, y como es que le confiaba algo a alguien que ve por primera vez, era su último intento supongo. 


 Me entrega un papel que saca cuidadosamente de su bolsillo, llámala! dile que venga a verme... en la noche, llámala!

En las noches la vas a encontrar, llámala!, me repitió cuatro veces sin olvidar ninguna palabra anteriormente dicha. Sé que de no ser porque soy tu última salida confías en mi. 
Note que su desesperación ya era más calmada...

Voy a creerte y te ayudaré, llamare a la Sra. Julia,  para recordarle que tiene una hija, que hace mucho ansia con verla, que ya es hora que se acuerde de ella.
 Y decirle o en este caso recordarle, que no es un "objeto" que abandona en cualquier parte. Sí, eso es un reclamo.

Sentí que no había ido a ese lugar por las puras, y solo por curiosidad, ya que alguien me dio la oportunidad de ayudarle. Gracias a ti, sin que lo sepas y gracias a la persona a la fui acompañando. Ya que conocí un poco mas de cerca a los "Alumnos" que vivían ahí y nos despidieron amablemente.

 Todos tenemos un poco de locura, algunos no la expresan, quizás.





Comentarios

Entradas populares