Si no puedo decirlo, lo escribo.




Tienes lo ojos tan abiertos, que pareces un gato con las iris dilatadas.
Si claro! digamos que de algún modo tienes los ojos abiertos, pero no ves nada.
O como cuando tienes toda la intención de preguntar ¿Qué pasa?, pero solo te dan por respuesta un <<silencio>>.

De alguna manera, algunas cosas no tienen nada que ver con lo que se dice.La mala manía de parafrasear las palabras un ejemplo, Qué bonito suena esto “Sé feliz aunque no te den el permiso de serlo”. En una sociedad absurdamente ordenada, difícil esta que se escuche esto o no se dice porque quizás ya está muy desgastada o porque, no decirlo suena a “acción poética”.

Hago un paréntesis, para ordenar mis ideas.

O también podría decirse que no deberías dejar que tu imaginación se convierta en paranoia.
¿Qué polémico puedo resultar esto?
Lo importante es lo cómoda que me siento al escribir todo esto – suspiro.
Mis palabras no tienen una estructura coherente, nada de análisis, pero trato de escribir de una manera muy singular.
¿Un recuerdo que te ayude a imaginar lo que te rodea?
¿Qué pasa si los recuerdos se van borrando poco a poco?
Algunas veces no recuerdo claramente…
¿No te ha pasado a veces que recuerdas algo que ocurrió?, pero no como evocación, sino porque en algunos episodios o acontecimientos de tu vida diaria hacen que se repita.
Recuerdos… algo que ya es parte de ti.





Comentarios

Entradas populares