MENTIRAS QUE SABEN A VERDAD



«Lo que importa no son las grandes ideas de los otros sino las pequeñas cosas que se te ocurren a ti»

Tengo la cabeza atiborrada de cosas que quiero escribir.A decir verdad,  quisiera poder escribir indefinidamente, tanto como quisiera. Pero me siento incapaz de traducir todo un torrente de palabras todo lo que se me  viene a la cabeza, sucesos, personas, recuerdos. Me siento incapaz de comprimirlos, no puedo.

Sería más rápido decir las cosas que no sé hacer que las cosas en las que soy buena.

Ahora que lo recuerdo me causa gracia, el “escuchar todo y no recordar nada”.
Quisiera hacer un recuento de todo… pero mi mala memoria no me  lo permite, no es que no quiera aceptar cosas que están pasando, pero siento que por ahora no es el momento, tengo mil cosas en que pensar y por ahora no sé discernir entre lo bueno y malo.
Lo difícil no está en aceptar las cosas, lo difícil está en enfrentar y analizar todas las cuestiones y preguntas que aparecen al aceptar algo.

Nadie como yo para sacar conclusiones de algo, creo que lo curioso está en las mil cuestiones que yo misma creo, y la mayoría de ellas son las menos acertadas.
He visto también a personas “francas y sinceras” esgrimir sin darse cuenta las excusas que más les convenían.  Todo a su conveniencia, en qué momento dejamos de ser neutrales? Al final creo que la comprensión no es más que un conjunto de equívocos.

Primero tuve que aprender a ser consecuente con mis acciones, todo paso tan rápido que sin querer poco a poco fui perdiendo el orden de las  cosas.
A estas alturas no puedo lamentarme nada, tampoco intento dramatizar, lo admito odio el drama, el “teatro”, siempre es innecesario… pero ya saben el que dramatiza y se victimiza más causa más “impresión”. 

Y si ahora me siento con ganas de escribir lo que “paso” es porque en su totalidad lo eh asumido, mas no aceptado. Me cuesta mucho aceptar las cosas, para mí siempre existirá un “pero”,  “no es cierto”, “no sé”.  Admito que últimamente tengo tendencia a usar las tan desesperantes “comillas”.


Con ánimos de desistir en muchas cosas, pero a la vez con unas ganas de querer recuperar todo, pero aún sigo dudando si todo mi esfuerzo será válido. Ahora es Cuando lo mas simple se convierte en complejo.



Comentarios

Entradas populares