LAS COSAS MÁS PREDECIBLES VS LAS MÁS DESCONOCIDAS


No se la peguen de sabios cuando en realidad no saben nada.
Desde cuando el hecho de querer se convirtió en sinónimo  de “necesidad” que estúpido.
No estoy fantaseando, que a través de mis relatos un cierto grupo de personas se sientan identificadas o sientan una catarsis renovadora.
No intento nada. Quiero dejar en claro que mis intenciones son algo subliminales.

Además recalco, no es normal que te guste lo que a mí me gusta.
Sin motivo alguno hago un paréntesis para recordar esas pequeñas cosas pero de gran valor.

Y porque no recordar o escuchar esas canciones que te llevan al pasado y te hacen recordar  el momento en el que creías ser feliz.
Es como ese instante que observas algún “sticker” pegado en el marco de la ventana,  o donde se pega con cinta adhesiva  las notas que se escriben pero que poco se leen.

¡Justo ahí es donde pequeñas cosas pero de grandes recuerdos, pero tú sin poder leerlas!

Vagamente te das cuenta de  cuanto estas olvidando en tu vida.
Tengo miedo, y yo sin ojos para recordar algo que ya no está.

Debo decir que está muy “IN” fingir y dejarse caer, el modo más simple de victimizarse.
Decir que se quiere algo cuando en realidad es puro capricho.
Personas que empiezan a hablar de la cura cuando en realidad no saben cuál es la enfermedad.

Empezar a “suponer” en lugar de preguntar, ya que varios  son de la idea que mejor es “suponer” que preguntar… lo cual ahora siento que tiene el “toque” cobarde.
Que irónico resulta alejarse de alguien que ya bastante lejos está.

Yo intentando perder  la cabeza pero no el humor.
Cuando sientes que estas a la espera de algo grande, que ni siquiera sabes cómo será.

Mientras tanto tú con muerte fingida, en diferentes sentidos.





Comentarios

Entradas populares